23 de agosto de 2007

La miseria del ciberperiodismo local: Elche

Estoy repasando el panorama de diarios digitales locales nativos de la Red y me encuentro con una visión desoladora en mi ciudad, Elche, tanto por el presente como por los precedentes que conozco. La tipología de iniciativas fracasadas es variada:

Recuerdo un periódico online que se anunció a bombo y platillo, como el primer medio periodístico digital de la ciudad. Duró unos meses y murió poco después pese a sus infladas estadísticas diarias. Se limitaba a replicar los contenidos de un medio local, con un pésimo diseño (la típica plantilla que una empresa de Teleco te vende porque es muy fácil insertar contenidos) y con numerosas secciones sin actualizar. Del hipertexto, mejor ni hablamos.

También tenemos honrosas excepciones respecto al diseño, que se nota mucho más trabajado y profesional; pero revisando los contenidos vemos que el portal se acerca mucho más al modelo de "guía de ocio" que al del periodismo, quedando éste a merced de las numerosas notas de prensa que el portal, sin apenas medios propios, acepta gustoso sin importar demasiado si hemos delimitado claramente la línea que separa publicidad de información.

Un tercer modelo son las ediciones locales que nacen al amparo de proyectos nacionales innovadores, según sus creadores. Aquí el fracaso se oculta relativamente bien, porque la falta de contenidos propios locales se disimula con informaciones provinciales, autonómicas, nacionales o incluso internacionales, de modo que al final lo único local que queda es la publicidad, que para eso pone de manera alegre, y tonta, el dinero.

Y esta recopilación me lleva al último proyecto que acaba de nacer en Elche, InfoExpres, el hermano digital de las locales TeleElx y Radio Expres Cadena Cope, con una apuesta multimedia elogiable (que nadie brinde con champán, me refiero a que puedes consultar tres programas de TV y dos de radio). Tal vez no muera tan pronto de inanición porque cuenta con el respaldo de la actividad comercial de sus dos hermanos mayores, pero un medio de comunicación pierde sentido cuando se dedica simplemente a replicar contenidos. La participación (no existe, a excepción de una encuesta, cómo no) o los servicios de suscripción mediante RSS (tampoco existen) son muestras de lo que no hay. Por tanto para qué soñar con objetivos superiores.

Por otro lado, no he considerado otros modelos que se asemejan más a directorios que a cualquier tipo de iniciativa periodística (iniciativas muy elogiables y útiles, pero no es de lo que estamos hablando). En resumen, la breve descripción de estos modelos nos enseña que no hay más confianza en los medios digitales locales que la de concebirlos como una plataforma publicitaria más, al cobijo sobre todo de la publicidad institucional y de la producción de contenido de los hermanos mayores (papel, radio y tele). Y si lo llamamos "sinergia" pues queda moderno y todo.

Sin contenidos propios, con informaciones copiadas y pegadas de agencia (o de otro medio local al que pertenece el portal), sin más actualización que la diaria (y ese no es el ritmo de los digitales), sin entender el concepto de hipertextualidad ni atreverse a afrontar el de participación, y por supuesto, sin redactores no digo ya especializados sino simplemente dedicados a crear contenido diferente para la web. Este panorama resume cómo se conciben los diarios digitales locales en Elche. Y por extensión, supongo que en muchas ciudades españolas.

Si la idea de que un periodista digital gane más que uno analógico aún suena a ciencia ficción a nivel nacional (a pesar de que ya empezamos a tener señales de optimismo), podemos imaginar qué lejos está a nivel local, donde ni siquiera nos esforzamos en crear proyectos que valgan la pena y sepan distinguirse por sí solos.

Al final es gracioso, y triste a la vez, que las mejores iniciativas vengan del ámbito universitario.

3 comentarios:

Borja Ventura dijo...

Conozco en primera persona alguno de los medios de los que hablas, y sé que pasó lo mismo con metro (si mal no recuerdo), que tenía una edición local que también cerró.

Es el "drama" de las ciudades pequeñas, que ni son capital de provincia (con lo que no tienen tanto potencial informativa y viven a la sombra del resto) ni son pueblos (es decir, hay universitarios inquietos).

El caso de Elche, con Universidad propia, es algo más fastidiado porque informativamente vive a la sombra de Alicante, capital, y Valencia, más capital (por más que se enfaden mis amigos de la ciudad al leer esto).

Lo de la prensa digital, hoy por hoy, sigue siendo un sueño. No por nada, vivo de ello desde hace años, pero tengo que vivir en Madrid. Si en una ciudad como Valencia, de donde soy, no tengo apenas posibilidades de encontrar trabajo... ¿cómo va a poder una ciudad como Elche tener medios locales propios?

Por más que nos pese, la gente no consume medios. Sí, le gusta lo cercano, lo local, y sí, internet es el futuro (muy inmediato). Pero a más local, menos preocupación por el futuro y más por lo tangible y cotidiano. Y ahí la prensa impresa de Alicante capital se lleva la tajada, igual que en Valencia pasa con Levante y Provincias.

En resumen: desolador, pero... a mi juicio, no es una sorpresa.

Saludos!

josedaze dijo...

Elche tiene capacidad para disponer de un medio digital de referencia. Los ejemplos que has ofrecido, yo también los conozco de primera mano.

Lo podían haber hecho mejor, sin duda. Sin embargo, no es tan 'desolador' ni 'utópico' pensar que una ciudad como Elche puede existir esto. Hace falta trabajo y apostar por los jóvenes que son los que mejor se manejan en internet.

Por cierto, tocayo, genial los videos de la nit de l'albá. La palmera imperial se salió. Por cierto, te vi el otro dia en la corredera. Espro que vaya bien todo y celebro tu vuelta además de este lavado de imagen que le has hecho al blog.

Saludos desde Elda.

Jose Manuel dijo...

Estoy de acuerdo Daze, Elche genera información de sobra para tener un medio digital, falta lo de siempre, inversión, capacidad y ganas.

Saludos.