Ataque al castellano (?)

Con todo lo que se nos viene encima, para El Mundo lo más importante de hoy (ese se supone que es el rol de la noticia más destacada en portada) es nada más y nada menos que la rotulación de los carteles en Cataluña:

Photobucket

Evidentemente esta "actualidad" cuadra mucho más con la campaña pro-Manifiesto por el castellano, y cobra una inusitada importancia porque viene de perlas para apoyar el mencionado escrito que, dicho sea de paso, pone los pelos de punta a cada lingüista que lo revisa:

¿Inmersión, lengua vehicular significan necesariamente imposición como prioridad?

A los manifestantes les "desazona" la situación institucional del español o castellano, siendo como es la "lengua principal de comunicación democrática en nuestro país". A un lingüista podría desazonarle la posibilidad de que cualquier lengua con un reducido número de hablantes, pero susceptible de desarrollarse en plenitud, no lo consiga (...)

(...) los conceptos de "bilingüismo oficial" (expresión que no aparece en el Manifiesto pero que lo sobrevuela) y de "normalización lingüística" no pueden calificarse como "atropellos", son simplemente opciones de planificación lingüística históricamente establecidas en los países avanzados [+]


Como me apuntaba este fin de semana un amigo filólogo, con el que charlaba sobre manifiestos para defender el castellano y otros para evitar la extinción de los unicornios, ¿toda esta dificultad para comprender no radica más en unas ganas de no entender? ¿Cuánto de política hay en éste y otros manifiestos y cuánto de verdadera Lengua?

¿Cuántos lingüistas firman el Manifiesto?

Comentarios

sintomático ha dicho que…
Hola, José Manuel. Discrepo un poco de la linguista que enlazas, en El País. No creo que sea un manifiesto para linguistas, y por eso no sé ni me interesa saber cuántos lo apoyan. El comentario de esta profesora sobre el texto es bastante endeble, precisamente lo que ella critica. Creo que el manifiesto dice claramente que el problema no es la desaparición del castellano, una lengua pujante y consolidad a nivel mundial, sino la falta de derechos de los individuos en determinadas zonas de España que quieran usarlo. Por ejemplo, para escolarizar a sus hijos, para rotular sus comercios o para concursar por una plaza de funcionario. Imagino que tú sí lo has leído y comprobarás que no es tan diabólico como lo pintan, ni tan centralista, ni tan fascista. Está escrito con sentido común, es breve, se entiende y muy constitucional. Me parece mucho mejor escrito, por ejemplo, que el comentario de texto de Violeta Demonte. Ahora bien, no comparto la campaña de manipulación que están desarollando tanto El Mundo, como Telemadrid o la Cope, porque lo han desenfocado completamente. Léase, si no, el bien argumentado texto de Fernando Savater en El País, la semana pasada. En cuanto a las portadas de El Mundo que se apartan de la actualidad para denfender sus apuestas informativas tengo poco que añadir. Solamente que es lo que hace Público desde el minuto uno de su nacimiento, por ejemplo. Como ayer, que se desmarca con una portada sobre adolescentes cuando ocurre la suspensión de pagos más importante de España. En general, es algo, eso de las apuestas editoriales, muy viejo y muy habitual en los periódicos. No es para escandalizarse. El artículo de Savater . Un abrazo, José M.
Jose Manuel ha dicho que…
Hola,

comparto que una cosa es el Manifiesto en sí y otra, el tratamiento en medios como El Mundo (al que como le sucede a Público, su escoramiento ideológico le impide ver las cosas con perspectiva).

Pero el Manifiesto me sigue pareciendo... "torpe", y con ciertos matices donde es más peligroso lo que se insinua que lo que se dice.

Por otro lado, mantengo que es cuando menos extraño que un manifiesto sobre una lengua no sea apoyado por filólogos o lingüistas.

Pero bueno, sucede lo mismo con los trasvases, tienes expertos tanto para apoyar una cosa como para todo lo contrario, según quién pague el informe.

Saludos,