19 de febrero de 2009

Kara(batic) y Cruz


El actor, Karabatic, y el consejero Cruz

No pensaba escribir nada sobre la polémica campaña para promocionar la Región de Murcia que está protagonizando un personaje ficticio, Vladimir Karabatic, y el consejero que lo planificó, pero sí quiero reseñar a Josu, con el que comparto plenamente su opinión:

...Del señor Karabatic no hemos sabido nada casi nadie fuera de Murcia antes de descubrirse el pastel. Así que la campaña, me parece a mí, queda un tanto frustrada, a menos que la idea sea seguir usando a Karabatic como personaje que presenta la realidad de Murcia a los foráneos, en anuncios más o menos humorísticos, tipo Curro en el Caribe o Jacobo Torres, el empleado de una agencia de viajes que convencía a la Reina de Inglaterra de asomarse al balcón.

Dudo que esta fuera la intención, porque entonces no habría sido necesario engañar a los medios presentando como real al personaje de ficción... [+]


No me gustan los mensajes que buscan la viralidad a partir de romper el pacto de lectura que hay entre políticos y prensa (Karabatic fue presentado como experto en una rueda de prensa en FITUR). Si ya de por sí los políticos no gozan de toda la credibilidad del mundo, sólo les faltaba jugar a esto...

Por cierto, el personaje de Karabatic apareció anoche en Buenafuente, aproximadamente de 12.46 a 12.55 h., apenas diez minutos que me parecieron algo insulsos, que sonaron demasiado a compromiso publicitario establecido hace tiempo y donde "Murcia" sólo se nombró en la despedida de la entrevista. Alguien está confundiendo ruido con mensaje.

No me gusta esta campaña, por eso no hay enlaces a la web que debería ser objeto de análisis y de halago. Me gusta la viralidad desde el humor, pero no desde el engaño a los medios.

De la falta de autocrítica en los medios, por no comprobar datos que cantaban bastante, podemos hablar otro día.

-----

Actualización (20/01/09): El "enfado" de los medios parece que dura lo que tardan en llegar los faldones de publicidad institucional y los patrocinios de las fiestas anuales de los diarios locales:

El titular de hoy en La Opinión de Murcia es "Karabatic pide a todos los españoles ideas sobre el estereotipo murciano". Como los publirreportajes de toda la vida pero ahorrándonos la ridícula mención en letra pequeña. Para qué. A pelo.

Se acabaron los cursos de ética periodística. Volvemos al mundo real.

Bienvenidos.

Dispérsense señores, aquí no hay nada que ver.

Aquí no ha pasado nada.

Y nosotros formando a futuros periodistas... ¿para esto?

Bueno, supongo que no para esto, sino por esto.

Qué asco.

3 comentarios:

José Carlos dijo...

me quedo con el final: una broma, un juego, un espejismo que desmonta la rutina industrial que es el periodismo, donde el ejercicio de la verdadera profesión ha desaparecido por el de mecanógrafos de lo obvio, de lo previsto, incapaces de romper el triángulo mágico en el que en un lado están los políticos en busca de su notoriedad a toda costa, en otro los periodistas "transportando" los mensajes de los políticos, y un último lado en el que los abandonados lectores permanecen atentos a una realidad social prefabricada que apenas entienden,que apenas les interesa. Y no pasa nada... Sólo por ello, por romper por una vez el pacto, la ficción y desmontar la pseudoactividad de mediocridad que casis siempre acaba siendo el periodismo...ha merecido la pena

Jose Manuel Noguera dijo...

Sí José Carlos, la cura de humildad viene genial a los medios, pero el problema es de dónde viene la "broma", de una Consejería nada menos, por tanto es una broma pagada con el dinero de todos los murcianos.

Luego está el debate sobre la credibibilidad de los políticos y de la prensa que los cubre (en términos de cobertura periodística, no vayan a pensar), y para eso no te pierdas la columna de Enrique en La Opinión.

Nos vemos para el café ;)

Crii dijo...

Los periodistas y los políticos tendríais que aprender más de humor, de creatividad y viralidad, unos cursicos o algo.
También os engañan con el señor de CocaCola de 102 años que es actor profesional y no payés, o bien con el fenómeno Amo a Laura, donde unos jóvenes proclamaban su cato a la virginidad, y nadie se enfadó por ello...os invito a disfrutar con esto y no convertirlo en un problema político!