26 de julio de 2011

"Los delitos los cometen las personas, no las razas"

Creo que nunca lo repetiremos lo suficiente en las clases de redacción periodística. Ramón Lobo lo recuerda en su reflexión sobre el atentado en Noruega:

"Cuando se produce un crimen se desliza con frecuencia un añadido peligroso: "Un marroquí mata a una mujer...". Nunca titulamos: "Un español blanco y católico asesina a sus padres con una espada". Los delitos los cometen las personas (nombre y apellido), no las razas, ni las nacionalidades, ni el color de la piel. El añadido -marroquí, negro, islámico- sirve para generar tranquilidad, también subyacente: 'No es uno de los nuestros'. Ellos y yo, buenos y malos; el horror y un exceso. Esa división racista es el caldo en el que beben algunos de los discursos contra los inmigrantes."